Historia

La fundación Ayuda Directa es una entidad privada sin ánimo de lucro que trabaja para ofrecer respuestas serias y creativas al reto que representa la aparición de cualquier suceso desastroso ya sea natural o provocado por el hombre.
Su método de actuación se caracteriza por trabajar directamente en la zona afecta brindando ayuda directa y sin intermediarios a todo aquel que lo necesite.



Al no depender de ningún organismo social o político la capacidad de reacción es inmediata y la independencia de sus actuaciones brinda a sus componentes la posibilidad de decidir como y donde actuar sin necesidad de esperar que las grandes organizaciones se pongan de acuerdo en la planificación de sus actos lo cual , desgraciadamente , significa una perdida de tiempo que en muchos casos se puede medir en vidas humanas.

En contrapartida al no contar con el soporte económico de ninguna institución, el trabajo de la Fundación aquí es muy intenso ya que el único sistema de financiación es el que la propia organización mediante actos benéficos de toda índole consigue recaudar, y aunque los Ayuntamientos de Sabadell y Terrassa son partícipes de todas nuestras iniciativas, a día de hoy no hemos recibido ninguna subvención de los mismos. Mientras esto sucede Ayuda Directa sigue dándose a conocer y cada vez cuenta con más colaboradores.

Ayuda Directa, es pues, una organización pequeña en proporciones y presupuestos, pero muy grande en corazón, cuya única ambición es la de ofrecer ayuda allí donde fuere necesaria.

Fue fundada por la inquietud de un empresario para brindar oportunidades a personas que lo han perdido todo. El Tsunami del 2004 provocó la reacción de todo el mundo y desde todos los rincones del planeta salieron personas hacia la zona afectada para ofrecer su ayuda.

Ayuda Directa nació ese día sin que su fundador sospechara que aquellas imágenes que vio en el televisor y que le provocaron dejar a su familia en plena fiesta Navideña y coger un vuelo hacia Sri Lanka acabarían convirtiéndose en un proyecto de ayuda sólido que hoy año y medio después, y tras 4 viajes ha logrado devolver la esperanza y la sonrisa a muchas personas pobres que vieron como el 26 de Diciembre del 2004 toda su vida se iba arrastrada por una ola gigante.


Un tsunami en el Sureste Asiático

El 26 de Diciembre del 2004, tuvo lugar en el Sudeste asiático un terremoto con una magnitud de 9.0 puntos en la escala Richter. Las enormes olas provocadas por el temblor, conocidas como Tsunami, devastaron las comunidades costeras de India, Indonesia, las Maldivas, Somalia, Tailandia Y Sri Lanka.

La magnitud de la tragedia, en la que murieron más de 350.000 personas y decenas de miles se vieron afectadas provocó la reacción en cadena y sin precedentes de la comunidad internacional…..



Toda esta información ya la conocemos pero no podemos dejarla en el cajón de los recuerdos, tenemos que continuar trabajando porque ya no podemos hacer nada por los muertos , pero los vivos necesitan todavía nuestra ayuda de formas muy diferentes.

Desde aquel primer viaje realizado tan solo 2 días después del desastre, el tipo de ayuda ha ido evolucionando y adaptándose a las diferentes necesidades de cada momento. Si en un primer contacto la urgencia exigía socorrer a las victimas y proporcionarles artículos de 1ª necesidad como alimentos, cocinetas, artículos de higiene, ropa… etc. Luego se fue perfilando para poder proporcionar ayuda más especializada dirigida a mejorar las condiciones de vida de los más afectados.